jueves, 24 de febrero de 2011

HERMANAS

Tenía una tristeza demasiado grande
para mi cuerpo de niña
No me cabía dentro
no podía sujetarla con las dos manos
pesaba mucho
No sé por qué la tristeza había equivocado la talla
Luego fui creciendo hasta hacerme
tan alta como ella

 
Ahora nos confunden con hermanas

 
                        María Pérez Collados

No hay comentarios:

Publicar un comentario