lunes, 7 de septiembre de 2009

SEPTEMBER


El solterón, a la noche, cuando regresa a su casa, llena un guante de goma con agua caliente y lo lleva a su cama.
Delicadamente, colocado sobre su pecho, aquel guante es una mano tibia que hará su sueño más sereno.
El calor se difunde por el cuerpo, circula la sangre en las venas y el solterón se dice a sí mismo:
-Feliz sueño, Pepe.
Y responde entre dientes:
-Feliz sueño, Evelina.
Evelina fue una novia suya a la que abandonó para mostrarse fiel a su lema:
"Amar siempre; tener novia una vez; casarse nunca."
Ahora, cuando se acuesta, lleva siempre un guante de goma lleno de agua tibia.
-Es para no tener frío -dice-. Este guante no es sino una vulgar bolsa de agua caliente... . La circunstancia de que tenga la forma de una mano femenina no tiene nada que ver. Un capricho... .
Tal vez es así, pero resulta sorprendente que al despertarse cada día, tenga la rara bolsa de agua caliente fuertemente apretada contra su corazón.

Maruja Collados


No hay comentarios:

Publicar un comentario